¿Cómo catalizar la inversión para el financiamiento en adaptación al cambio climático?

hace 3 meses 191 vistas

La importancia de la adaptación al cambio climático

La incertidumbre de los cambios en el clima es muy grande y la ciencia no es precisa sobre la magnitud de los impactos esperados; sin embargo, el contexto actual sugiere que debemos estar preparados para afrontar los impactos de magnitudes impredecibles del cambio climático e invertir en el desarrollo de las capacidades institucionales y de las personas comunes, para aumentar la resiliencia de la población y mejorar su capacidad adaptativa. Por ejemplo, estar preparados para eventos extremos más intensos y frecuentes como El Niño, las lluvias extremas y las heladas que afectan a la población peruana; y que estos no generen impactos graves en el bienestar de la comunidad y en la economía nacional.

En términos generales, los países de América Latina han manifestado, a través de sus Contribuciones Nacionalmente Determinadas (NDC por sus siglas en inglés) en el Acuerdo de París sobre cambio climático, que la adaptación es una preocupación y una prioridad nacional evidenciando que los sectores Agropecuario, Recursos Hídricos y Salud son los más prioritarios entre los países de la región.

Por qué se hace una Reunión Técnica de Adaptación (TEM A)

Durante la Semana del Clima de América Latina y el Caribe, la cual tuvo lugar del 19 al 23 de agosto de 2019 en Salvador de Bahía, Brasil; se llevó a cabo una Reunión Técnica de Adaptación (TEM ‐ A). Considerando la relevancia de la adaptación al cambio climático, durante la COP 21 del 2015, se estableció el proceso de examen técnico sobre adaptación (TEP-A) para evaluar los retos y oportunidades en los temas de adaptación en relación al Acuerdo de París, con miras al 2020.

Como parte de este proceso, con el soporte del Comité de Adaptación de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) y en colaboración con la Secretaría de la CMNUCC, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Libélula y la Red Regional para el Cambio Climático y Toma de Decisiones, llevaron acabo el TEM‐A regional, en el cual participaron:

Maria Paz Cigaran – CEO de Libélula; Tomasz Chruszczow – High-Level Champion of Poland, Special Envoy; Sergio Margulis – Senior Research Associate at International Institute for Sustainability; Enrique Maurtua Konstantinidis – Regional Coordinator at LatinoAdapta Project; Jordan Harris – LatinoAdapta Researcher (Adapt Chile, Chile); Amal-Lee Amin – Chief Climate Change and Sustainability Division at IDB; Ramiro Salinas – Liaison for Latin America and the Caribbean at CTCN; Pedro Leitão – Project Director, Brazilian Foundation for Sustainable Development.

El objetivo de este TEM‐A fue compartir experiencias y soluciones a través de ejemplos regionales, nacionales y locales específicos que pueden permitir potenciar inversiones públicas y privadas en adaptación y resiliencia a escala en América Latina y el Caribe y a la vez informar mejor la formulación e implementación de los Planes Nacionales de Adaptación (NAPs) de los países de la región.

Principales desafíos y oportunidades respecto al financiamiento en adaptación

Uno de los desafíos es que no hay suficiente dinero en los fondos internacionales y hay poca capacidad de acceso por los actores nacionales y locales. Los gobiernos nacionales tienen que jugar un papel fundamental en catalizar financiamiento, identificando oportunidades para impulsar la inversión pública-privada, puesto que los fondos internacionales no serán suficientes, ni adecuados a las necesidades. Para ello, se deben generar instrumentos y fondos propios, como el caso de Colombia y la creación del Fondo Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres, creado después de la Niña del 2012. El mencionado fondo inició con recursos públicos propios y ahora atrae nuevos fondos internacionales, con lo cual ha logrado ampliar sus acciones de atención al desastre, prevención, atención y rehabilitación post desastre. Por otro lado, existe también la oportunidad de fomentar la inversión privada a través de instrumentos que existen en el mercado como microcréditos, seguros, bonos; así como crear capacidades en las instituciones para poder medir y valorizar el impacto de los proyectos de adaptación.

Otro de los desafíos identificados durante la sesión fue que el tamaño de los proyectos locales no cumple con el ticket mínimo que bancos multilaterales pueden financiar, debido a que en lo local se trabaja a pequeña escala (municipios) y las agencias financieros sólo pueden procesar financiamientos grandes. Ante este desafío, una estrategia que debe ser replicada y escalada es la experiencia de asociatividad de la Red Argentina de Municipios frente al Cambio Climático, las cuales, a través de vehículos como el fideicomiso, han podido acceder a recursos de entidades multilaterales. Esta experiencia además nos invita a reflexionar sobre la posibilidad de generar asociaciones entre ciudades, entidades público-privadas, academia, etc. para poder captar financiamiento que a pequeña escala es inaccesible. En breves palabras, la oportunidad consiste en generar nexos que puedan brindar soluciones de adaptación frente a retos reales que afectan a la región relacionados al cambio climático.

Conclusiones

En la sesión se evidenció la necesidad de estar preparados para la incertidumbre como lo hemos mencionado anteriormente, los desastres naturales no están bajo nuestro control, por lo que es necesario la planificación y prevención. El diseño de los NAPs debe incluir un componente de inversión para preparación ante un futuro que desconocemos, pero que sabemos va a afectar nuestros medios de vida. Además, tanto el diseño como la implementación de los NAPs debe tener en consideración que para poder tener un impacto y escalar se debe seguir un enfoque programático que permita acceder a recursos de manera más sencilla y estructurada, considerando los casos de éxito de la región. El desarrollo de las condiciones habilitantes para poder apalancar financiamiento es fundamental para poder realmente tener un impacto con los proyectos de adaptación, el cual además debe ser evidenciado en métricas que permitan justificar los montos de inversión con reducción de vulnerabilidad.

Si te perdiste el evento puedes verlo aquí:

Parte 1:

Parte 2:

Para mayor información sobre los resultados de la sesión, pronto podrás encontrar el informe en: http://tep-a.org/2019-regional-technical-expert-meetings-on-adaptation/

Por: Diego Calero
Analista de Creación y Desarrollo en Libélula

Nuestros miembros